Nuestro nombre proviene de Lyon, Francia. Lyon fue testigo de las atrocidades provocadas a la iglesia de Cristo, Lyon tiene mucho que contarnos acerca de la persecución que sufrió la iglesia principalmente en el periodo de la inquisición.
Las calles, murallas, edificios son de la ciudad de Lyon son testigos de la sangre que derramaron los seguidores de Cristo, por el hecho de enseñar las verdades que encontramos en la biblia, sí, muertos por enseñar lo profesado por Cristo.

Pedro Waldo
En la mismísima ciudad de Lyon, encontramos un personaje cuyo nombre es Pedro Waldo, Waldo fue un rico comerciante del siglo XII, Pedro Waldo fue inducido a entrar a la obra del evangelio al leer el nuevo testamento, el consiguió su traducción en la lengua del pueblo, empezando a predicar el evangelio como se encontraba en el libro bendito. Acción que le costó la persecución por parte de las autoridades católicas. Pero esta persecución tuvo como consecuencia la huida de Waldo al Delfinado, en esa región existieron millares de bautistas, él retorno años más tarde sin ningún vestigio de romanismo, un bautista. Predicando en diferentes partes de Francia y Alemania. Sus seguidores fueron llamados Valdenses/Waldenses
Uno de los pasajes que más identifica a Waldo y sus seguidores es Salmos 44:22 “Pero por causa de ti nos matan cada día; somos contados como ovejas para el matadero”. Tradicionalmente el Salmos 44, es conocido como “El Salmos Wualdensiano”. En cuanto a su doctrina los Waldenses , fueron muy claros en tener la escrituras como autoridad.
Así que ya sabes… cuando te pregunte por el origen del nombre de nuestro colegio, recuerda que en Lyon, pasaron grandes cosas.